1 AÑO DE HISTORIARUM.

14.05.2015 07:12

HISTORIARUM cumple un año de intensa vida, en el casi todos los días hemos podido tratar cuestiones de la Historia del mundo, de rabiosa actualidad, analizar libros, películas y series y ofrecer documentos y cifras de valor histórico.

                A TODOS LOS QUE NOS HAN SEGUIDO LES DAMOS LAS GRACIAS, CONVENCIDOS DEL VALOR DEL SABER CIUDADANO TRANSMITIDO A TRAVÉS DE LA RED.

                Tarde o temprano surge una pregunta de contestación difícil para autores y lectores, aficionados e indiferentes incluso, ¿qué es la historia? Esta afición de todos nosotros ha merecido las siguientes definiciones de nuestros colaboradores más habituales:

                El vidrioso diálogo con nuestra complejidad cultural (María Berenguer Planas).

                El sueño imposible de Roma y la posibilidad de hacer el bárbaro para quien quiera prestar atención                 (Gian Franco Bertoldi).

                La apariencia

                

                La constatación de una penosa realidad vivida a la sombra de algunas ilusiones (Víctor Manuel                 Galán Tendero).

                Es la ciencia del tiempo: nos ilustra sobre el pasado con hechos que explican el porqué del                 presente y advierten del futuro (Víctor Hernández Ochando).

                Análisis del pasado para entender el presente y concebir el futuro (Javier Jordá Sánchez).

                Retirar escombros para restituir humanidad (Verónica López Subirats).

                Comprobar lo poco tradicionales que son las tradiciones (Antoni Llopis Clemente).

                La posibilidad de razonar sobre cosas poco razonables (Esteban Martínez Escrig).

                El estudio de los abismos del fanatismo social (Carmen Pastor Sirvent).

                La descripción de los volátiles equilibrios internacionales que se quiebran y se recomponen                 periódicamente (Antonio Parra García).

                El sarcástico proceder de los lobos contado a las ovejas (Gabriel Peris Fernández).

                Algo más que una narración de batallas y algo menos que el sentido de la vida (James Really).

                La mejor prueba que sin nuestro medio natural no somos nada (Remedios Sala Galcerán).

                Una triste manera de aparentar lo que no somos para ser como no sabemos quién en el fondo                 (Mijail Vernadsky).

                La desilusión

                

                Escribir historia no siempre es grato, pero siempre es necesario, como bien dejó expresado el maestro bizantino del siglo VI Procopio de Cesárea:

                “Será por lo tanto preciso en este punto revele lo que hasta el momento se había silenciado, así como las causas de lo que he expuesto previamente. Pero ahora que me encamino a otra empresa, en cierto modo ardua y terriblemente difícil de superar, la de las vidas de Justiniano y Teodora, resulta que me encuentro temblando y me echo atrás en buena medida cuando considero que esto que habré de escribir en este momento pueda parecer increíble o inverosímil a las futuras generaciones; especialmente, cuando el tiempo, en su largo flujo, haya avejentado mi relato, temo cosechar la reputación de un mitógrafo y ser incluido entre los poetas trágicos. No voy a acobardarme ante las dimensiones de mi tarea, pues confío sin duda en que mi libro no va a carecer del apoyo de testigos. Pues los hombres de hoy, al ser los más capacitados testigos de los sucesos, transmitirán fidedignamente a los tiempos venideros la credibilidad que éstos les merecen.

                (…)

                “Especialmente a aquellos que padezcan idéntico destino, si es que esto ocurriese, a manos de los tiranos, no les dejará sin duda de ser útil oír este relato, pues los que ven envueltos en la desgracia acostumbran a consolarse con el pensamiento de que los males no les sobrevienen sólo a ellos. Por estas razones, pues, procederé en primer lugar a decir cuántas infamias cometió Belisario y luego expondré también cuántas infamias cometieron Justiniano y Teodora.”

                Historia secreta, Proemio, p. 3. Publicada por José Javier Martínez en Clásicos de historia (http://clasicoshistoria.blogspot.com.es).

                La tenacidad

                

                No somos tan distintos a los bizantinos los presentes. Todos necesitamos saber y todos necesitamos ser ciudadanos. BIENVENIDOS UNA VEZ MÁS A HISTORIARUM.

                La sabiduría