21 DE SEPTIEMBRE, DÍA MUNDIAL DEL ALZHEIMER. Por Víctor Hernández Ochando

20.09.2014 00:00

El envejecimiento de la población es cada día más notable. La baja natalidad unida a la mejora de la calidad de vida y a los avances de la medicina, entre otros factores, favorecen que este hecho siga siendo centro de debates sociales en el día a día. El cambio del estilo de vida en los hogares españoles, la fuerte entrada de la mujer en el mercado laboral y la rotura del viejo esquema de familia tradicional, hacen patente la necesidad de creación de nuevos recursos sociales que permitan cuidar a nuestros mayores y asegurar a las familias que esos cuidados son los mejores que puedan darles, evitando así su sobrecarga de los cuidadores. Dentro de este ámbito de atención centra sus objetivos la Asociación de Personas con Alzheimer y Otras Demencias del Área 7 de Requena (AFA7).

En la Asociación se da un servicio de unidad de respiro, en el que se intenta detener o ralentizar el deterioro psíquico y físico del usuario y que pueda mantener cierta independencia mediante talleres de estimulación cognitiva y de psicomotricidad. A los familiares se les da información, orientación, apoyo moral y psicológico, además de una ayuda domiciliaria especializada.  AFA7 promociona el mantenimiento del enfermo en el ambiente familiar como fuente de estabilidad emocional y psicológica, en vez de un internamiento residencial que acaba acelerando la enfermedad.

Para entender mejor todo lo relacionado con esta enfermedad se ha realizado una entrevista a la directora de la Asociación, Ana Isabel Iranzo Fons.

¿Cómo se descubrió el Alzheimer?

A principios del siglo pasado, un doctor alemán, Alois Alzheimer,  dio con una enfermedad nueva en una mujer de 50 años. Tenía alucinaciones, pérdidas de memoria y desorientaciones. Cuando falleció, estudió su cerebro y pudo detectar cambios en el cerebro.

¿Qué es el Alzheimer?
El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa  multifactorial, que en principio la padecen las personas mayores de 65 y sufren una pérdida progresiva de la memoria, el pensamiento, el razonamiento y de funciones físicas, por lo que se desenvuelven con dificultad a la hora de realizar actos de la vida cotidiana. La enfermedad de Alzheimer es una de las formas más comunes de demencia.

¿Cuáles son sus causas?

No se conocen con certeza las causas que lo producen, todavía están investigándolo. El único factor que está claro es la edad y no se sabe mucho más. Hay gente que dice que si has llevado una vida en la que has desarrollado tu intelecto, no la padecerás, pero esto es falso.  Podemos tomar como ejemplo al expresidente Adolfo Suárez.

¿Afecta a todos por igual?

En cada enfermo tiene unas características totalmente diferentes. Todos comparten ciertos deterioros como la pérdida de memoria y de motricidad, pero cada uno tiene una vida y el carácter y el entorno en el que vive influyen bastante en la enfermedad. Otras dolencias y afecciones a nivel orgánico, como problemas de corazón, pueden influir en el deterioro de la persona.

¿Es hereditaria?

La enfermedad tiene muy poco factor genético por lo que no podríamos dar una respuesta muy clara.

¿Cuáles son los primeros síntomas?

Principalmente, la pérdida de memoria que afecta mucho al día a día de la persona.  También pueden encontrarse desorientados en el tiempo o espacio, prestar poca atención, perder objetos o tener cambios en el humor. Además, al principio los enfermos suelen decir que sus despistes son a causa de la edad, pero desconocen que la enfermedad les está afectando.

¿Cómo debe actuar la familia?

La familia se ve afectada profundamente por el hecho de tener a una persona con este tipo de demencia,  y todavía más si el cuidador principal es uno de ellos, que tiene riesgo de ansiedad y depresión ya que no dispone de tiempo libre para el ocio, además de que las actividades con la persona ya no son las mismas que antes de la enfermedad.  Sobre todo hay que entenderlos con mucha empatía, con mucho cariño y sin hablarles en voz alta porque ellos se ponen nerviosos.

¿Existe alguna cura?

De momento no. Existen algunos tratamientos farmacológicos que pueden ralentizar la enfermedad.