LA GRAN EPIDEMIA ITALIANA DE PESTE DE 1629-31. Por Gian Franco Bertoldi.

18.04.2015 10:02

               La gran epidemia de peste que comenzó a asolar el Norte de Italia en 1629 causó extraordinarios estragos en la población de muchas ciudades y lugares hasta 1631. Su dramatismo no dejó indiferentes a literatos como Manzoni en el siglo XIX.

                La guerra de sucesión por el ducado de Mantua, estratégicamente situado, interesó vivamente a las grandes potencias de la época de la guerra de los Treinta Años como España y Francia. Hacia allí se movilizaron importantes fuerzas en condiciones penosas, que fueron el desencadenante de una epidemia extendida en un tiempo de serias dificultades.

        

                Según cifras ofrecidas por C. M. Cipolla en Historia económica de la Europa preindustrial (Madrid, Revista de Occidente, 1976, p. 165) la peste se cebó así sobre varias ciudades y sus territorios aledaños:

Ciudad                                 Población                           Defunciones

Bérgamo                             25.000                                  10.000

Bolonia                                62.000                                  15.000

Brescia                                24.000                                  11.000

Como                                  12.000                                     5.000

Cremona                             37.000                                   17.000

Mantua                                32.000                                   25.000

Milán                                  130.000                                   65.000

Padua                                  32.000                                   18.000

Parma                                  30.000                                   15.000

Verona                                 54.000                                   31.000

Venecia                              140.000                                   46.000

                Una gran parte de su población pereció: en Bolonia el 24 por ciento, Venecia el 33, Bérgamo el 40, Como el 41, Brescia el 46, Cremona el 46, Parma el 50, Milán el 50, Padua el 56, Verona el 57 y Mantua el 78. La tragedia de Mantua es clara. La Lombardía sufrió el mayor impacto.

                Los cordones sanitarios no siempre funcionaron bien y la peste provocó problemas enormes entre unas gentes mal alimentadas y peor atendidas sanitariamente. ¿Qué importancia histórica tuvo esta epidemia? Más descubrir las carencias de su siglo que hundir las posibilidades de la economía lombarda, que con el tiempo se encontró en la vanguardia de la industrialización italiana.